A trabajar.

La industria química es esencial, no puede parar. La producción de desinfectantes es prioritaria y el mantenimiento de los precios esencial. Los vecinos deben asumir también responsabilidades además de cumplir con las ordenes de aislamiento en la medida de lo posible.