Tomado de: XXXII ALAS Perú 2019

Declaración de las Académicas Feministas

“El querer saber surge cuando se constata la no-correspondencia
entre los valores postulados por el sistema y las experiencias concretas reales humanas.”
Julieta Kirkwood, 1986

 

Nosotras, feministas académicas, de diversos países latinoamericanos, reunidas en ALAS- 2019, en el Foro Feminista Autoconvocado, manifestamos que:

Vivimos un momento crítico, de irrupción de los fundamentalismos, de ataque a los derechos y los cuerpos de las mujeres, de avance crecientemente depredador del capitalismo en su alianza perversa con el patriarcado y la colonialidad. Al mismo tiempo, estamos viendo a un movimiento feminista movilizado masivamente, pensando y proponiendo sobre todos los temas de la sociedad y la política, que está cambiando al mundo, incluyendo a las universidades.

Celebramos a los feminismos que luchan por un mundo mejor y nos posicionamos frente al avance de las derechas conservadoras y la pretensión de imponer sus miradas y de restringir los derechos al libre conocimiento, así como  de instalar la “normalidad” de la violación de derechos humanos y particularmente los derechos de las mujeres, de las diversidades sexuales, de los pueblos indígenas, de las/los campesinas/as y afrodescendientes, como una forma de exclusión y violencia institucional.

El lema hacia un nuevo horizonte de sentido histórico de una civilización de vida orienta las reflexiones y propuestas de ALAS 2019. Este nuevo horizonte se está alimentando de las luchas que las académicas feministas hemos dado dentro de la academia para lograr el reconocimiento cabal de nuestra existencia como profesionales y la valoración de nuestro pensamiento crítico, así como de la conexión con las luchas feministas y de mujeres.

El horizonte feminista, como movimiento social, político, y como pensamiento crítico, aporta a un conocimiento transgresor de los arreglos sociales, raciales y sexuales existentes, construyendo en este proceso, nuevas epistemes, nuevas categorías de conocimiento, nuevos espacios como la vida cotidiana, nuevas aproximaciones, desde el reconocimiento de la subjetividad como parte insoslayable de la producción de conocimientos para aportar al cambio social. Y en conexión nutriente con los movimientos feministas.

Constatamos sin embargo que, a pesar de estos aportes, producto de la capacidad de propuesta y de presión de las académicas feministas, las ciencias sociales latinoamericanas no están incorporando la riqueza de esta reflexión.

Reiteramos el planteamiento, en el marco de estos eventos académicos, de la urgencia democrática de superar la ausencia del pensamiento crítico feminista. No hacerlo es continuar con prácticas de violencia epistémica al no reconocer, personal, profesional y colectivamente, la valía de los aportes teóricos y epistémicos feministas y la necesidad de incorporar otros saberes, desde las experiencias y prácticas de los movimientos sociales que no son reconocidos y sin embargo enriquecen la perspectiva de conocimiento interseccional y decolonial, al dar cuenta de nuestra realidad pluricultural, multiétnica, plurisexual de America Latina y el Caribe.

A pesar de estas limitaciones históricas, destacamos  logros, como el que hoy tengamos valiosas académicas feministas en puestos clave de las estructuras académicas y políticas, en las diferentes redes e instancias regionales e internacionales de ciencias sociales: ALAS, CLACSO, ACAS, CEISAL, LASA, entre otras.  Esta presencia inaugura indudablemente un nuevo momento para la igualdad de “géneros” en las dinámicas e instancias universitarias.

Igualmente celebramos la fuerza y contundencia del movimiento feminista estudiantil universitario, movilizado masiva y creativamente para exigir respuestas ante las violencias dirigidas a las mujeres, presentes también en las universidades, especialmente bajo la forma de acoso sexual.

Por todo ello, luchamos por una academia latinoamericana que avance incorporando una perspectiva interseccional, intercultural, de diversidad sexual y de géneros transversales.

Nuestra lucha se extiende también hacia la defensa de las universidades públicas, instituciones que están siendo amenazadas por los ataques fundamentalistas contra el conocimiento, contra la misma autonomía universitaria, y a través de los recortes presupuestales que precarizan aún más la posibilidad de una educación como derecho impostergable para todas las personas.

Proponemos:

Defender desde los espacios académicos, la igualdad de género y al género en plural como categoría conceptual de gran relevancia para el conocimiento social y para el pensamiento crítico, de los ataques sistemáticos provenientes de sectores fundamentalistas y antiderechos.

Promover el desarrollo de la perspectiva de género transversal como parte de la formación y la investigación cotidiana y en las diferentes carreras de ciencias sociales.

Asegurar para el siguiente ALAS la presencia equitativa de mujeres y hombres, es decir, presencia paritaria en los paneles, mesas redondas y conferencias magistrales. Asimismo, la inclusión de intelectuales, mujeres y hombres, indígenas y afrodescendientes.

Instar a que se establezcan, donde no hay, códigos de ética que prevengan y sancionen la violencia de género y el acoso sexual, así como la discriminación en los espacios de las universidades y en los congresos académicos.

Posicionar el cuidado como parte insoslayable del quehacer universitario, generando por ejemplo mecanismos de cuidado para los hijos e hijas de las académicas madres y participantes en general y en los congresos de ALAS.

Finalmente

Aspiramos a una academia comprometida y militante, donde los cuerpos, las subjetividades, el cuidado, la conservación de la vida, además de la justicia epistémica, económica, política, social y sexual integren el horizonte de sentido histórico de unas ciencias sociales aportando a la transformación social.

Sostenemos que una ciencia social que no asuma este horizonte de compromiso con una vida que merece ser vivida, colabora indefectiblemente con los privilegios.

Suscribimos  
Participantes en “Diálogos Feministas”, foro autoconvocado en
ALAS PERÚ 2019 en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos
Lima, 3 de diciembre 2019.

Acceda a la fuente original aquí