a través de Thomas Kuhn, “La estructura de las revoluciones científicas”