a través de Desde Quito, crónica del Estado feroz, por Cristina Vega