Fuente: Leisa
Revista de Agroecología

En este número LEISA enfoca la agrobiodiversidad como “una amplia y compleja expresión de las interacciones entre sociedad y naturaleza, y parte fundamental del patrimonio biocultural” (Casas, p. 5). Desde esa perspectiva es una tarea actual reconocer y resaltar el rol que cumple la agricultura campesina como creadora incesante de nuevas variedades de las especies nativas de su entorno, en respuesta a situaciones que hacen imprescindible contar con cultivos de mayor resistencia ante eventualidades –naturales o antrópicas–, cada vez más frecuentes e inciertas, y por ello es que ahora difundimos experiencias de investigación sobre la importancia de la función que cumplen los parientes silvestres de las especies cultivadas (Begazo y otros, p. 12).

Un aspecto crucial en ese mantenimiento de la agrobiodiversidad, especialmente de los cultivos alimentarios, es la producción de semillas por los mismos agricultores, organizados en diferentes alternativas, pero siempre con la finalidad de obtener semillas de calidad garantizada de especies locales, que aseguren la producción por su adaptación al contexto de sus agroecosistemas. Muchos de los artículos que se publican en este número de LEISA son experiencias de producción de semillas por las familias agricultoras, como proyectos que en su fase inicial han contado con el apoyo de instituciones académicas o de investigación y promoción del desarrollo, tanto del sector público como del sector privado sin fines de lucro. Los artículos sobre experiencias de conservación y producción de semillas reflejan el interés y la dinámica que se ha suscitado en toda América Latina por esta actividad –desde la Patagonia hasta México–, ya que la autoproducción de semillas es reconocida y valorada como factor importante para la seguridad y soberanía alimentarias.

La FAO, al declarar oficialmente la década de la agricultura familiar a nivel internacional, busca promover su ampliación y reconocimiento como alternativa para el logro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible 2030, especialmente con el objetivo 2: “Poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria y la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible” (UNSDG, 2018). Entre 2019 y 2028 solo hay 10 años, espacio temporal en el que cobra gran importancia reconocer e impulsar la biodiversidad como condición ineludible para la sostenibilidad del paisaje natural y los ecosistemas que lo integran, y donde cabe destacar que la agricultura familiar campesina no es solo guardiana de la biodiversidad en su sistema productivo o agroecosistema, sino que actúa “para sostener la producción y enfrentar el cambio ambiental y climático, y también para satisfacer sus necesidades socioculturales y económicas” (Altieri y Nicholls, p. 22).

Por eso es muy lamentable que durante el proceso de edición de este número de LEISA hayan sucedido –y aún continúan– los incendios que están devastando grandes áreas de la Amazonía, especialmente la brasileña. Como han señalado connotados investigadores, los incendios forestales suceden todos los años, pero este año parecen ser más numerosos y estar relacionados con la política promovida por el gobierno de Brasil. Al margen de esta cuestión, lo indudable es que en las últimas décadas se ha perdido mucho de la biodiversidad que caracteriza a este bioma de bosque tropical húmedo que actualmente es considerado el de mayor extensión en nuestro planeta, que alberga una gran diversidad de especies animales y vegetales –según el WWF, el 10% de la biodiversidad conocida– y que, según la misma fuente, contiene entre 90 y 140 mil millones de toneladas métricas de carbono, lo que equivale a considerar a la Amazonía como pulmón de la Tierra. Pero lo que, en relación al enfoque, le concierne directamente a LEISA 35-2 es lo que FAO sintetiza en esta declaración: “La biodiversidad, crucial para nuestra alimentación y agricultura, desaparece de día en día” (Bélanger y Pilling, 2019).

Lo que está sucediendo en la región amazónica no solo pone en peligro la alimentación de las poblaciones que la habitan, sino que sus consecuencias se hacen extensivas más allá de sus límites geográficos y fronteras políticas.

   

Referencias

 

Acceda a la fuente original aquí