Fuente: Caretas

Apología al Absurdo

Ministerio Público pide 15 años de prisión por supuesta apología al terrorismo para fotógrafa que realizó simple trabajo académico.

Héctor Bendezú, abogado de Daniela Chacón, confía en absolución de su defendida.
Héctor Bendezú, abogado de Daniela Chacón, confía en absolución de su defendida.

Este viernes 5 de julio puede ser el inicio de una enorme injusticia. Una fotógrafa profesional –hija además de un connotado periodista gráfico– va a ser procesada por un simple trabajo académico. Éste sería el acto final del drama que Daniela Chacón Ysla (25) viene viviendo desde hace casi dos años. Ese 5 de julio ella dará su manifestación en el juicio oral que se le está iniciando por apología al terrorismo, delito por el que fue absurdamente acusada el 2017.

Fotógrafa Chacón.
Fotógrafa Chacón.

La pesadilla empezó el 5 de septiembre del 2017. Ese día Daniela y su compañera María Sedano, ambas estudiantes de fotografía del Centro de la Imagen, diseñaron y pegaron afiches en varias calles de Lima sin imaginar las consecuencias.

El proyecto implicaba captar las reacciones de la gente ante los afiches de Abimael Guzmán y Juan Velasco Alvarado. Ambas imágenes llevaban el título “Héroe Nacional” y una dirección electrónica para recibir comentarios. Este experimento social estaba monitoreado por la profesora Ángela Caro Córdova, del Centro de la Imagen. Súbitamente, ante la denuncia de un peatón en la intercepción de la calle Los Taladros y la avenida Túpac Amaru, en Independencia, a las 9:25 p.m. de aquel 5 de septiembre, las estudiantes fueron detenidas por la Dirección Contra el Terrorismo (Dircote).

Hoy, casi dos años después, el caso persiste. Daniela, hija del jefe de fotografía de CARETAS, Víctor Ch. Vargas, acudirá este viernes 5 de julio a las 10 a.m. a la Sala de Audiencias de la Corte Superior de Justicia Especializada de Lima.

El Ministerio Público tipificó el acto como un delito de apología al terrorismo en base al artículo 316 del Código Penal y solicitó 15 años de pena privativa de la libertad para las acusadas en el proceso. En la causa también está involucrado Wilfredo Cosar, por haber trasladado a su prima Sedano. Además, el Ministerio Público pidió una reparación civil de S/ 500 mil a favor del Estado. Este monto deberá ser asumido solidariamente por los procesados.

Fiscal Luis Landa y abogado de la procuraduría.
Fiscal Luis Landa y abogado de la procuraduría.

“Lo más duro es el hecho que te estén juzgando”, dice Daniela. “Yo ya sé perfectamente lo que soy y las personas que quiero también lo saben”, expresa.

El abogado Héctor Bendezú, defensor legal de Daniela, confía en que al final del proceso judicial su defendida sea declarada inocente, pues “la conducta realizada no se encuadra dentro del delito de la apología del terrorismo, porque en ningún momento ella ha realizado una exaltación o se ha aprovechado de un trabajo para hacer apología”.

El abogado defensor reconoce que el terrorismo es un tema “bastante sensible por todo lo que ha vivido” el país, pero menciona que no hay ningún elemento que vincule a las acusadas con alguna agrupación a favor del terrorismo.

Como parte de sus argumentos legales, el letrado Bendezú dijo, además, que el Tribunal Constitucional, en su sentencia 010–2002-AI/TC, señala que debe cumplirse cuatro requisitos a la vez para que se dé el delito de apología al terrorismo. Indicó que en el caso de Daniela no se cumplen dos de esas condiciones: que el medio utilizado sea “una vía idónea para propalar el elogio a un número indeterminado de personas y que la exaltación afecte las reglas democráticas de pluralidad, tolerancia y búsqueda de consenso”.

Bendezú refirió también que el 2018 el Colegiado E de la Sala Penal Nacional absolvió a dirigentes del Movimiento por la Amnistía y Derechos Fundamentales (Movadef) del delito de apología al terrorismo por haber elogiado en una publicación al cabecilla de Sendero Luminoso, Abimael Guzmán. “La Sala consideró que no se pueden criminalizar expresiones, aunque sean de contenido criticable, porque, según ellos, no tienen relevancia penal”, citó el abogado en relación al asunto.

Juez superior Teófilo Salvador Neyra.
Juez superior Teófilo Salvador Neyra.
Por ello, mencionó que, si en dicho proceso se procedió a la absolución, más aún esta debería darse en el caso de Daniela Chacón, teniendo en cuenta que ella no hizo apología al terrorismo y que se trató de un simple trabajo estudiantil.
Está previsto que algunos directivos del Centro de la Imagen –donde estudiaron Daniela y su compañera– brinde detalles en el proceso legal respecto al trabajo que las estudiantes efectuaron.

En CARETAS 2532, se da cuenta que el 9 de septiembre del 2017, Ángela Caro Córdova, profesora de Daniela en aquel tiempo, manifiesta que les mandó un trabajo práctico que consistía en captar las reacciones de los transeúntes ante ciertas imágenes.

“Los temas son debatidos en clase, siendo supervisados por mí”, explicó. Ella “establece los filtros a efectos de que se cumplan los fines del trabajo, cuyos detalles se encuentran especificados en el syllabus”.

La Segunda Sala Penal Superior Nacional Transitoria Especializada en Crimen Organizado, conformado por los jueces Lorenzo Ilave, Emma Benavides y Teófilo Salvador, es la instancia que juzgará el caso de Chacón y de los otros dos coacusados. Se prevé que el proceso dure unos tres meses.