Fuente:


HERENCIA PREHISPÁNICA

 

El sitio arqueológico de Chanquillo en Casma postula a ser patrimonio cultural de la humanidad por ser el observatorio solar más antiguo que se conserva en el mundo.

Hace poco la Unesco anunció que el expediente técnico del observatorio solar y centro ceremonial de Chanquillo había cumplido con las exigencias técnicas para ser declarado patrimonio cultural de la humanidad. Ahora está en manos del Consejo Internacional de Monumentos y Sitios (Icomos, por sus siglas en inglés) decidir cuando logra ingresar a la lista que maneja la Unesco.
Así lo contó el arqueólogo Iván Ghezzi en el programa De Cazuela del Canal Andina On Line. El estudioso, especializado en este lugar prehispánico, destacó el carácter único de este complejo ubicado en el valle de Casma.

Leyendo el cielo

La particularidad del observatorio solar, de acuerdo con Ghezzi, es que no existe otro más antiguo en el mundo. Explicó que este observatorio consiste en trece torres ubicadas sobre una colina. Observadas desde cierto punto en el centro ceremonial cercano, se aprecia el cambio de la ubicación del Sol a lo largo del año.


Mirando al Sol. Iván Ghezzi menciona que las torres son una especie de regla para ver el cielo.

El arqueólogo menciona que existen en diferentes partes construcciones que están orientadas a la posición del Sol o de la Luna en alguna fecha particular. No obstante, en Chanquillo lo que se consigue es saber con exactitud en qué fecha del año se está en todo momento.

“Eso lo aleja de la astrología y lo acerca a la ciencia, a la astronomía”, subrayó el arqueólogo.

Ghezzi señaló que el observatorio solar ubicado en otras latitudes que tiene más años se ubica en Irán y es de tiempos de la Edad Media. Sin embargo, la antigüedad de Chanquillo es de más de 2,000 años.

“El conocimiento profundo del movimiento del Sol y de la Luna, y de todo el firmamento en realidad, fue muy importante para los antiguos peruanos. Sabemos que conocer el cielo ha sido vital desde el inicio de la historia para la humanidad”.

Sobre el uso de las trece torres comentó que sirven como si “se le pusiera una regla al cielo”.

“Si tu sabes que el movimiento del Sol respecto al horizonte es cíclico, si tienes un elemento que te sirva de regla, tú puedes marcar fechas”, aseveró.

Valor científico

El uso de las trece torres para medir el movimiento del Sol y determinar las fechas del calendario es tan singular para Ghezzi que opina que trasciende su importancia al valle de Casma y las fronteras del Perú, por lo que debería ser considerado patrimonio de la humanidad.

“Hemos llegado a la conclusión que esa singularidad es la mejor razón para postular a la lista de la Unesco. No hay en todo el mundo otra estructura similar”, recalcó.

Contó como curiosidad que incluso hoy, más de dos milenios después de la construcción de este observatorio solar, sigue siendo preciso en la medición del movimiendo del Astro Rey. “Solo ha variado medio grado en este tiempo. Dejará de tener la misma precisión recién en 20,000 años”, agregó el investigador.

Indicó que Chanquillo no está solo en la categoría de observatorio, pero es muy singular. Mencionó que para los científicos Stonehage es un lugar astronómico muy importante, pero no es un observatorio.

Rescate. Desde hace un tiempo se está trabajando en poner el valor el sitio.

Subrayó que los observatorios de Egipto o Mesopotamia se han perdido o no los conocemos. “Por eso hace que los del Nuevo Mundo sean tan importantes”, acota.

Un dato que da es que los demás observatorios antiguos que se consideran así por la comunidad científica solo permiten determinar dos o tres o cuatro fechas. Sin embargo, Chanquillo funciona aún hoy para saber el día en que se está en cualquier año.

Sobre la polémica de si también fue un observatorio lunar, indicó que la investigación científica nunca termina. Contó que existen alineaciones lunares interesantes.

Datos

La decadencia de la cultura que construyó Chanquillo también marcó el fin de alguna cultura prehispánica cuyo centro fuera el valle de Casma.

De acuerdo con una teoría que se maneja, la guerra que acabó con la cultura de este sitio ceremonial habría sido de raíz religiosa.

El complejo de Chanquillo es considerado un espacio público en el que se cumplían funciones relativas al culto solar, banquetes rituales y otras prácticas sociales similares.

Algo más

Se espera que para dentro de año y medio el sitio arqueológico de Chanquillo sea declarado patrimonio cultural de la humanidad por parte de la Unesco.

Las trece torres completas del observatorio solo eran vistas por la élite. El pueblo llano solo alcanzaba a mirar doce.

Se especula que esta diferencia tal vez tenga relación con los años bisiestos y el calentario lunar.

Cifra

13 torres sirvieron en Chanquillo para medir el paso del tiempo.

Acceda a la fuente original aquí