Fuente: FB de Oswaldo de Rivero

La imagen puede contener: 1 persona, sonriendo, barba, exterior y primer plano
Foto: Oswaldo de Rivero Barreto

El más grande error estratégico de la OTAN ha sido violar el pacto más importante de la post guerra fría, logrado por el Presidente Bush (padre) y Gorbachov. Según este pacto, Rusia consentía en la reunificación de Alemania con la condición que la OTAN no se expandiera hacia Europa del Este.

Clinton, Bush (hijo) y Obama no respetaron el pacto y la OTAN reclutó a toda Europa del Este. Su última y más atrevida violación del pacto Bush-Gorbachov, fue su pretensión de reclutar a Ucrania, para acercarse así al corazón estratégico de Rusia.

Rusia respondió, no con una invasión de Ucrania, como se ha dicho, sino con un referéndum en el Donbas, que es la región de Ucrania de habla rusa, y que voto por declarar al Donbas una república independiente. En el caso de Crimea, donde casi toda la población era rusa, su parlamento votó por la anexión a Rusia. Luego de estas votaciones vino la presencia militar rusa para defender las decisiones de las poblaciones rusas del Donbas y Crimea.

La segunda respuesta de Rusia a la OTAN ha sido los nuevos misiles nucleares de alcance intermedio hipersónicos, con una velocidad de más de 20 mil km por hora, que alcanzan así en minutos a todos los países europeos de la OTAN.

El fiasco de Ucrania ha puesto a la OTAN en una seria situación de fragilidad estratégica. Ante esto, los EEUU tendrían que producir misiles hipersónicos de alcance intermedio, que no tiene, y ponerlos en los países de la OTAN. Esto no será nada fácil, porque casi todos los países de la OTAN son miembros de la Unión Europea, y no quiere un enfrentamiento con Rusia, porque ella es el principal proveedor de gas de Europa. Y también, porque es un gran mercado para La Unión Europea. No es por casualidad, que cuando la OTAN celebraba el 70 aniversario de su creación, se inauguraba, en las afueras de Moscú, la más grande fábrica de Mercedes Benz de Europa.

La fragilidad estratégica de la OTAN se agudiza aún más con otro inmenso error estratégico de los EEUU, como es confrontar geopolíticamente a Rusia y China a la vez. Practicando así el ilógico dictum de “unir para no reinar.” Y con ello destruyendo más de 40 años de la diplomacia estadounidense, establecida por Henry Kissinger, bajo el dictum de “dividir para reinar.” Y que consistía en acercarse a China para evitar una alianza de esta con Rusia. Hoy EEUU ha convertido a Rusia y China en aliados estratégicos.

Ante esta debilidad estratégica, la burocracia de la OTAN trata de justificar su existencia inventando convenios de asociación con países que no son miembros, y que no tienen ninguna relevancia militar mundial, como son Armenia. Suecia, Finlandia Chipre, Kosovo Moldavia y Colombia

Circulan información internacional de que el Perú pretendería tener un acuerdo de asociación con la OTAN. Firmar un acuerdo de asociación con la OTAN va crear recelo en Rusia y en China, con las cuales el Perú tiene sendas “Alianzas Estratégicas” que incluyen cooperación para la defensa nacional.

Un interés nacional del Perú es tener un poder de disuasión creíble. Para ello lo decisivo es tener supremacía área, Esto no se logrará si el uso de nuestro poder aéreo está limitado por los intereses de una gran potencia que pone condiciones para el uso bélico de los armamentos que vende, como es lamentablemente el caso de los EEUU y también de las potencias de la OTAN.

Países latinoamericanos como Brasil, México, Argentina y hasta la misma Colombia, han hecho saber que quieren modernizar sus fuerzas aéreas pero que no piensan adquirir aviones de los EEUU, porque si se ven envueltos en una política exterior, que no es del agrado de los EEUU y de la OTAN, los repuestos y las municiones no llegarán. Ya le pasó esto a Argentina con las Malvinas. Por otro lado, se ha filtrado que los F16 chilenos no se pueden usar bélicamente sin consulta con los EEUU y con los países de la OTAN que los vendieron a Chile.

Hoy vivimos una nueva era geopolítica, que yo he llamado “Apolar,” donde los EEUU no son más el sheriff del mundo, y Rusia y China no pueden ni quiere serlo. Esta nueva era Apolar es así un mundo anárquico y violento repleto de conflictos civiles e internacionales y terrorismo.

En este mundo Apolar, anárquico y violento, lo mejor para nuestro interés nacional es tener excelentes relaciones con todas las grandes potencia mundiales. El Perú tiene hoy muy buenas relaciones con los EEUU y alianzas estratégicas con Rusia y China ¿Cuál es entonces la necesidad de asociarnos al pleito geopolítico que tiene hoy la OTAN (EEUU) con Rusia y de paso con su aliada China?

Acceda a la versión original aquí