Fuente: ABC.es

Blesa, en una imagen de archivo, durante su comparecencia en la comisión de investigación de corrupción de la Asamblea de Madrid
Blesa, en una imagen de archivo, durante su comparecencia en la comisión de investigación de corrupción de la Asamblea de Madrid – EFE

Todavía no se descartan otras hipótesis, pero todo apunta a que Miguel Blesa se ha quitado la vida, al igual que hiciera dos años antes María del Mar Rodríguez Alonso, imputada en el caso Gürtel

Cuatro muertes más y otro suicidio

El fallecimiento de Barbera a causa de un infarto era la última de una «lista negra» sorprendentemente larga. Véanse: Leopoldo Gómez, imputado por delitos de prevaricación y cohecho, que murió el 9 de marzo del año pasado; Francisco Yáñez, amigo personal de Luis Bárcenas, falleció pocos días después de ser imputado y cuatro días antes de tener que ir a declarar ante el juez Ruz; el constructor José Martínez Núñez, cuya empresa había sido señalada por el primer juez que llevó el caso, Baltasar Garzón, murió en agosto de 2015, e Isidro Cuberos, que apareció sin vida en un barranco entre Mijas y Benalmádena, donde habría caído con su moto.

Una de las primeras muertes relacionadas con un caso de corrupción fue, también por suicidio, la de Juan Pérez Mora, el falso juez que engañó al cerebro de la Gürtel, Francisco Correa. La víctima era en realidad un comercial de productos dietéticos y ni siquiera había cursado los estudios de Derecho.

Tal fue su farsa de Mora, que llegó a hacerle creer a Correa que, como exjuez de la Audiencia Nacional, recibía información privilegiada del mismo Garzón y que tenía controlados los movimientos de la Fiscalía. Incluso aseguró que los teléfonos de los integrantes de la trama no estaban pinchados. En el verano de 2009, poco después de que el caso se hiciese público, se quitó la vida. Tenía 65 años.

 

Acceda a la versión original aquí