Fuente:  Juan Brügge. Diputado argnetino por Cordova

Economía del Conocimiento. Queremos generar trabajo para los jóvenes en todo el país

El diputado Brügge explica el Proyecto 1405-D-2019 de creación del Régimen de Promoción de la Economía del Conocimiento que presentó junto con Marco Lavagna, del Frente Renovador y Luciano Laspina, del PRO. Proyecto que cuenta con consenso de todos los actores involucrados. Este proyecto de ley sobre #EconomíadelConocimiento incentiva la creatividad y el ingenio de los jóvenes y evita la fuga de cerebros Da beneficios y otorga estabilidad fiscal por diez años a muchos sectores. Entrevista en Tendencias, parte del ciclo 5 Noches, que se emite por Canal 10.

EL PROYECTO 1405-D-2019: El nuevo proyecto deberá reemplazar la Ley 25.922 de Promoción de la Industria del Software, que entró en vigencia en 2004 y se extiende hasta diciembre de 2019.

En esos 15 años, y gracias a distintas acciones de promoción contempladas en dicha ley, la industria del sector pasó de contar con 5.000 empleados a más de 100 mil. En materia de exportaciones, el crecimiento también fue exponencial: de 200 millones de dólares a 1.700 millones en 2018. Sin embargo, el plazo de caducidad inquieta a varios de los actores involucrados, quienes apuestan a un trámite legislativo veloz en un año electoral.

La nueva regulación tiene como objetivo principal “promocionar actividades económicas que apliquen el uso del conocimiento y la digitalización de la información apoyado en los avances de la ciencia y de las tecnologías, a la obtención de bienes, prestación de servicios y/o mejoras de procesos, con los alcances y limitaciones establecidos en la presente ley y las normas reglamentarias que en su consecuencia se dicten”. Además de la continuidad a los beneficios para la industria del software, la ley contempla a otros sectores de la Economía del Conocimiento: Industria Audiovisual, Biotecnología, Servicios Geológicos, Servicios Profesionales (de exportación), Investigación y Desarrollo Experimental, Nanotecnología, Industria Aeroespacial y Satelital, Inteligencia Artificial, Robótica e Internet Industrial, Internet de las Cosas, Sensores, Realidad Aumentada y Virtual.

La norma prevé beneficios para cada sector, como estabilidad fiscal, crédito fiscal sobre las contribuciones patronales para cancelación de impuestos nacionales y desgravación sobre Ganancias e impuestos provinciales. Además, promueve incentivos adicionales y excepcionales. Según las primeras estimaciones, la aplicación de tales beneficios implicaría para el Estado resignar recursos por $ 10.000 millones. Algunos arriesgan que la cifra final podría escalara hasta un 0.3 o 0.4 por ciento del PBI.