Fuente: Lenin Nazario

El discurso pro-megaminero que descalifica la protesta contra Las Bambas como extorsión ha pegado incluso en sectores que van de progresistas.

El proyecto aprobado fue el de un mineroducto, no el de un “corredor minero” que pase por las comunidades. Obviamente que las comunidades exigen una compensación por el mayor flujo de transporte por su territorio. A eso le llaman “extorsión”, delito, “mafia”, criminales y todo lo que les dijo a los trabajadores el militar de la famosa cantata Santa María de Iquique.*

Hay varios opinadores en los medios, que descalifican la protesta social. Por ejemplo, Fernando Rospigliosi, que vive de prestar servicios de “seguridad” (léase de reglaje, criminalización y análisis de datos de líderes sociales) a las empresas megaextractivas.

Los bloqueos de vías o las tomas de locales son formas de protestas válidas, reconocidas en todo el mundo. A no dejarse colonizar y manipular por el discurso dominante, que no es otra cosa que el discurso de la clase dominante.

___
* “Que no sirve de nada
tanta comedia.
Que dejen de inventar
tanta miseria.
Que no entienden deberes
son ignorantes.
Que perturban el orden,
que son maleantes.
Que están contra el país,
que son traidores.
Que roban a la patria,
que son ladrones.
Que han violado a mujeres,
que son indignos.
Que han matado a soldados,
son asesinos.
Que es mejor que se vayan
sin protestar
Que aunque pidan y pidan
nada obtendrán.
Vayan saliendo entonces
de ese lugar,
que si no acatan órdenes
lo sentirán”.

Grancomboclub.