Fuente: La Mula

¿Por qué miles de jóvenes se suman este 15 de marzo a la huelga climática ‘Fridays for future’?

Encabezados por la sueca Greta Thunberg, más de 1.000 ciudades serán sedes de una manifestación ciudadana que pide el fin del carbono y de la energía fósil, y una inmediata acción de los gobiernos ante la crisis climática.

Este viernes 15 de marzo, miles de jóvenes de más de 1.300 ciudades del mundo saldrán a las calles para pedir que sus gobiernos inicien ya una real acción climática y que se detenga el poder del carbón y la energía fósil en todas partes.

El actual estado del planeta en el que vivimos es calamitoso. Lo reafirma la ciencia,una y otra vez. El calentamiento global es una realidad, el cambio climáticoexacerba los fenómenos naturales (huracanes, el Niño, lluvias, sequías, entre otros) y si el modo de producción continúa como hasta ahora los efectos negativos serán catastróficos.

Cada año, desde 1995, los países partes de la ONU se reúnen en el máximo evento climático mundial (la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático – COP). En ellas, miles de personas, entre jefes de Estado, funcionarios gubernamentales, científicos, la academia, sociedad civil y el sector privado se reúnen para lograr acuerdos que permitan la mitigación y la adaptación al cambio climático, así como la reducción de la emisión de gases de efecto invernadero y la disminución de la temperatura del planeta, entre otros puntos. De hecho, el más importante fue el logrado en la COP21: el Acuerdo de París, que entrará en vigor en el 2020.

El cambio climático es el mayor desafío que afronta el planeta, los científicos ya han hablado: tenemos 12 años para tomar medidas severas frente al cambio climático o entraremos a un punto donde las consecuencias serán irreversibles (IPCC, 2018).

El próximo año conoceremos si se logran completar los primeros US$100 mil millones del Fondo Verde para el Clima, creado para financiar proyectos, programas, políticas y otras actividades preventivas o consecuencia de los efectos del cambio climático para apoyar a países en desarrollo. Al respecto, hay optimistas e incrédulos, pero también una ciudadanía que trata de empujar a los tomadores de decisiones para que actúen ya. Entre estos, los jóvenes (que durante los últimos años han tenido papel activo en las COP y en diferentes eventos climáticos globales) han tomado la iniciativa.

FridaysForFuture

En 2018, Suecia tuvo un verano demasiado caliente, al punto que hubo 50 incendios forestales que arrasaron con 20.000 hectáreas de bosques. Greta Thunberg, escolar y adolescente de 15 años, se indignó y en lugar de ir al colegio decidió sentarse con su banner skolstrejk för klimatet (huelga escolar por el clima) frente al parlamento sueco para protestar por la inacción de su país en relación con el cambio climático. Este simple acto provocó el movimiento FridaysForFuture y miles de estudiantes en Europa y el resto del mundo comenzaron a manifestarse todos los viernes para exigir que sus líderes traten la crisis climática como una crisis real.

Este 15 de marzo, inspirado en el acto de Greta, habrá una huelga juvenil por el clima. Miles de jóvenes (escolares y universitarios) de más de 1.000 ciudades del mundo se volcarán a las calles para pedir que los gobiernos reduzcan drásticamente las emisiones de gases de efecto invernadero, y promete ser una de las mayores protestas ambientales que el mundo haya visto.

ELABORACIÓN: LIBÉLULA

En Perú

Al cierre de esta nota, jóvenes de una decena de departamentos han anunciado que participarán en la marcha climática. En Lima, el punto de encuentro será a las 11 am en la Plaza Dos de Mayo.

Según el último reporte de Germanwatch, el Global Climate Risk Index 2019, el Perú ocupa el quinto puesto a nivel mundial de los países más afectados en el 2017.

“Como sociedad civil, los grupos de jóvenes universitarios y otras organizaciones, participantes del movimiento Fridays For Future, exigen que el tema de cambio climático se priorice en la agenda peruana de manera transversal en cada sector del país y se trabaje de manera articulada entre las instituciones del Estado con un compromiso pleno y equitativo. Además, exigen que se incremente la ambición y que se ejecuten con urgencia las medidas de mitigación y, sobre todo, adaptación al cambio climático. El no hacerlo repercutirá directamente en el bienestar de las generaciones futuras, impidiendo su óptimo desarrollo y exacerbando problemas como la desigualdad, pobreza, exclusión social, falta de acceso a instalaciones de saneamiento, enfermedades, entre otros que ya hemos visto en el país”, dicen los organizadores de la marcha en Lima.

La crisis climática ya se ha resuelto. Todo lo que tenemos que hacer es despertar y cambiar

 

ALBERTO ÑIQUEN G.

Editor en La Mula. Antropólogo, periodista, melómano, viajero, culturoso, lector, curioso … @TINKUEDITORES

 

Acceda a la versión original aquí