Fuente: La República

“Ni las brechas, ni la falta de derechos ni las muertas los hacen sonrojar. La desidia e indolencia de los congresistas son solo otra cara de su machismo“.

Ayer debían discutirse varios proyectos de ley en la Comisión Conjunta de Justicia y Mujer y por tercera vez la convocatoria no tuvo quórum. De los 34 congresistas que debían asistir solo acudieron nueve.

Hubo bancadas como la de Peruanos por el Kambio que ni siquiera mandaron accesitarios. Las congresistas que asistieron hicieron notar lo vergonzoso de que esto ocurra ad portas del 8 de marzo, El Día Internacional de la Mujer, jornada crucial para la lucha y las reivindicaciones feministas, y eso parece importarles dos pepinos a los faltones.

Que el Congreso pase olímpicamente de los problemas que atañen a las mujeres, cuando a la fecha se contabilizan ya 29 casos de feminicidios, solo revela su complicidad e inacción ante la violencia que sufrimos cada día.

Ayer debían debatir la ley que propone modificar el artículo que incorpora como agravante el delito de apología los delitos relacionados a la violencia de género. También el proyecto de ley para prevenir, sancionar y erradicar el acoso político contra las mujeres.

Finalmente, también se quedó sin debatir la inscripción y libre elección de apellidos de las personas. Esto ocurre después de que con mucho esfuerzo se consiguiera por fin proyectar un Pleno Mujer, que aúna a congresistas de bancadas rivales, programada para el 7 de marzo, en la víspera de la huelga feminista.

Si no se consigue garantizar una sesión para obtener los dictámenes, peligra el pleno. Ni las brechas, ni la falta de derechos ni las muertas los hacen sonrojar. La desidia e indolencia de los congresistas son solo otra cara de su machismo.

Acceda a la fuente original aquí