Escribe: Lenin Nazario Matencio.
Leer sobre un hecho que marcará un hito sobre América Latina.

Recuerdo que hace unos años, yo publicaba en esta cuenta sobre la posibilidad de una agresión y/o invasión militar en Venezuela por parte de Estados Unidos y sus estados cipayos de America Latina, entre ellos el Perú. Decía también que eso podría desencadenar una guerra de escala internacional, porque el gobierno venezolano tiene el apoyo de potencias como China y Rusia.

Recuerdo esto, no con el objetivo de creerme pitoniso, sino que hoy estuve pensando en el temor que me generaba esa idea, porque sabía -y sé- que eso puede incendiar toda la región, incluido nuestro Estado-país por prestarse cual perrito faldero a servir a los intereses del imperio del norte, a pesar de su historial golpista y asesino, y generar mucho caos, muerte y desolación. Además que claro, muchos intelectuales progresistas y marxistas han venido advirtiendo de los planes estadounidenses, y los liberalitos por su parte, como siempre trataban de ocultar la verdad burlándose, afirmando que era un mito (“los rojos son paranoicos”) Incluso hasta el día de hoy lo repiten; pero de esa gente no se puede esperar otra cosa.

Mañana es un día muy importante, que puede terminar siendo un día funesto porque Estados Unidos, un imperio en decadencia, desesperado porque está perdiendo la hegemonia en el mundo, luego de haber fracasado en Siria, viene ávido de petroleo y otros minerales a nuestra región (el objetivo es Venezuela). Intenta recuperar su patio trasero, lo que ellos consideran su región, y lo esta haciendo con la complicidad de presidentes cipayos como el fascista Bolsonaro, el corrupto Macri, etc. Y nuestro canciller Popo-Lizio está escondido, no aparece en los medios, lo último que dijo es que no estaba de acuerdo con una intervención militar en Venezuela, luego de haber hecho campaña por la marioneta golpista Guaidó.

El telón de fondo es la guerra económica, la disputa geopolitica de dos potencias imperiales: China vs Estados Unidos. America Latina que era una zona de “paz”, hoy se convierte en una zona de conflicto y disputas. Lo peor es que podría terminar en una guerra, y van a perder los pobres, como siempre. Porque los liberalitos y demás especímenes que han esparcido mentiras y medias verdades sobre Venezuela, van a seguir viviendo en sus comodas viviendas.

¿Queremos una Libia o una Siria en América Latina? Yo estoy seguro que no. Ojalá que mañana no sea un día en el que tengamos que lamentar muertes.

PD: ¿Qué sentirán esos miles de pobres que viven en Cucuta (Colombia) y que sufren hambre, al ver que hasta sus autoridades están más preocupados en apoyar a un golpista como Guaido que por ayudarlos a ellos mismos?