Fuente: Noticias SER

Foto: Inforegión

El reciente despliegue de las fuerzas del orden en el sector de La Pampa, en Madre de Dios, con el objetivo de desalojar a los mineros ilegales, así como destruir los campamentos y los equipos que utilizan, es una medida cuya necesidad estaba justificada desde hace mucho tiempo dada la gravedad de la afectación ambiental y la degradación social instalada en esta parte del territorio nacional.

El operativo policial forma parte del Plan Integral frente a la Minería Ilegal en Madre de Dios – La Pampa, con el cual se busca erradicar esta actividad ilícita, estando pendiente de llevar a cabo el control de los negocios que han surgido alrededor de la minería y también implementar acciones de protección de las personas vulnerables, en especial mujeres y menores de edad, que son víctimas de la trata y esclavitud sexual. Por tanto, lo ocurrido en estos días es sólo el punto de inicio de una intervención mayor -de carácter multisectorial- del gobierno que tendrá que sostener la decisión exhibida hasta el momento.

Durante los últimos años, el crecimiento de las actividades económicas ilegales se ha convertido en un grave obstáculo para impulsar un desarrollo sostenible que además mantenga concordancia con el respeto a la ley. Sin embargo, el escaso interés de las autoridades gubernamentales de turno para adoptar una política pública firme ha permitido que lugares como La Pampa, La Rinconada, Algamarca o Secocha se conviertan en tierras sin ley donde la dignidad de las personas y el respeto de sus derechos son reemplazados por el valor del oro.

En Noticias SER consideramos que la erradicación de la minería ilegal es una tarea fundamental, y por ello saludamos la decisión del gobierno del Presidente Vizcarra, pero consideramos que esta debe ser acompañada por políticas eficaces de promoción del desarrollo económico local. De no hacerlo la ilegalidad seguirá reinando en Madre de Dios.

Acceda a la versión original aquí