Fuente: France24

Una recomendación de Erick Espíritu

El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, se dirige a los reporteros durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en Washington, EE. UU.
El asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, se dirige a los reporteros durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca en Washington, EE. UU. Jim Young / Reuters 

Se ha convertido en el vocero de la estrategia de Estados Unidos en la crisis de Venezuela: un halcón conservador que defiende el poder unilateral de su país y que en el pasado pidió el bombardeo de Irán y Corea del Norte.

Cuando John Bolton fue nombrado por el presidente Trump como su nuevo asesor de Seguridad Nacional no fueron pocas las voces que se opusieron dentro de los sectores más liberales. El excomentarista de ‘Fox News’ y exembajador ante la ONU es un fiero crítico del multilateralismo y un defensor del uso de la fuerza militar para resolver las crisis en el extranjero.

Bolton, nacido en Baltimore y de 69 años, sirvió como asesor político del gobierno de Ronald Reagan. Pero fue en la Administración de George W. Bush donde su nombre se dio a conocer con más fuerza, trabajó para el Departamento de Estado y fue uno de los primeros en pedir la intervención militar en Irak.

Entonces le aseguró a la ‘BBC’ que su país “estaba seguro de que Sadam Husein ha escondido armas de destrucción masiva” en Irak. La evidencia, luego desmentida, que utilizó el gobierno de Bush para ir a la guerra en el 2003.

Steven Feldstein, afiliado a la Fundación Carnegie para la Paz Internacional, definió a Bolton así para el portal ‘The Conversation’: “él cree que solo la fuerza asegurará el dominio continuo de los Estados Unidos en el sistema internacional. (…) En repetidas ocasiones ha afirmado que las negociaciones, como el programa nuclear de Corea del Norte, son una pérdida de tiempo”.

Así lo confirmó el asesor en un tweet del 13 de febrero: “Hablar con Corea del Norte no tiene sentido”. En repetidas ocasiones, el hoy tercer asesor de Seguridad Nacional del Gobierno Trump, llamó a “ataques preventivos” contra el régimen de Pyongyang y pidió aunar esfuerzos para un cambio de timonel en Irán.

Fue uno de los primeros en defender la decisión de Trump de trasladar la embajada de EE.UU. a Jerusalén, un hecho que levantó protestas a lo largo y ancho de Medio Oriente. El 13 de diciembre de 2017 escribió en Twitter: “El proceso de paz del Medio Oriente ha necesitado claridad y una inyección de realidad y Trump se la ha dado con la decisión de mover la embajada”.

Bolton se ha mostrado más a la derecha que el propio Trump. Ha pedido una postura más dura frente a Rusia, mientras Trump ha enfatizado en la necesidad de tener buenas relaciones con el presidente Vladímir Putin.

Frente a la crisis de Venezuela, el asesor se ha convertido en la punta de lanza de la estrategia de Donald Trump. En su última entrevista, citada por Reuters, dijo que la intervención militar en Venezuela “no era inminente” pero reiteró “que todas las opciones estaban sobre la mesa”.

En su último tuit hizo un llamado especial y en español a los militares que todavía respaldan al presidente Nicolás Maduro:

Sus posturas le han ganado críticos y admiradores dentro de su país. Cuando fue nombrado por Trump, la revista ‘Foreign Policy’ dijo que Bolton está “ahora viviendo su sueño. Su visión del mundo se ha convertido en la política oficial de Estados Unidos”.

Con Reuters

Acceda a la versión original aquí