Fuente: Embajada de Israel

​RECORDANDO A LAS VÍCTIMAS DEL HOLOCAUSTO

Más allá del deber, diplomáticos reconocidos como “Justos entre las Naciones”

En el marco del “Día Internacional de Conmemoración Anual de las Víctimas del Holocausto”, la Embajada de Israel, el Sistema de Naciones Unidas en el Perú y el Centro Cultural Inca Garcilaso del Ministerio de Relaciones Exteriores del Perú presentan la exhibición fotográfica “Más Allá del Deber, Diplomáticos Reconocidos como Justos entre las Naciones”.

La muestra destaca el coraje de diplomáticos que salvaron la vida de judíos durante la Segunda Guerra Mundial, entre ellos el peruano José María Barreto, quien se desempeñaba como cónsul general del Perú en Suiza. A pesar de poner en peligro su labor diplomática y contraviniendo órdenes de su gobierno, Barreto no dudó en otorgar pasaportes a 57 familias judías, a fin de salvarlos de la muerte segura.
“Más Allá del Deber” permanecerá en exhibición en el patio central del Centro Cultural Inca Garcilaso (Jr. Ucayali 391, Lima) del martes 29 de enero al domingo 10 de febrero de martes a sábado de 10am – 8pm y domingos de 10am -6pm.
 
Sobre Yad Vashem
Yad Vashem, el Centro Mundial de Recordación del Holocausto en Jerusalem, preserva la memoria del pasado y educa acerca del significado del Holocausto a las generaciones futuras. Uno de sus principales deberes es transmitir la gratitud del Estado de Israel y del pueblo judío a los pocos que hicieron esfuerzos para ayudar a los judíos durante el Holocausto. En 1963, Yad Vashem instituyó otorgar el título de Justo entre las Naciones a todas aquellas personas no judías que arriesgaron sus vidas para salvar judíos y perpetuar su legado.
Esta exhibición, muestra la labor que realizaron funcionarios diplomáticos de diversas nacionalidades quienes a pesar de poner en riesgo su labor diplomática, actuaron en contra de las políticas y directivas de su gobierno. Ante las aberraciones cometidas contra el pueblo judío durante el Holocausto, estos funcionarios reunieron el valor necesario para desafiar a sus superiores y ayudaron a cientos de familias ocultándolas en casas, hospitales y escuelas; y en otros casos, entregándoles pasaportes y visas para permitirles escapar del horror.
Yad Vashem ha reconocido su valentía, otorgándoles una medalla con la inscripción “Quien salva una vida, salva al mundo entero”, un certificado de honor y ha perennizado sus nombres en el Monte de la Memoria en Yad Vashem (Jerusalem), conservando de esta manera, sus valiosas historias de rescate, documentos y testimonios.