Fuente: DW en español

César Hinostroza dirigía una red de jueces, conocida como “Los cuellos blancos”, que cooptaba cargos y se coordinaba con los abogados de criminales para negociar sus condenas.    

Peru Cesar Hinostroza Präsident Oberster Gerichtshof (imago/ZUMA Press)

El Congreso del Perú destituyó este jueves (04.05.2018) al juez del Tribunal Supremo César Hinostroza, señalado como jefe de una banda dedicada a negociar fallos judiciales e investigaciones fiscales. Hinostroza, implicado en una trama de tráfico de influencias en las altas esferas de la judicatura, fue también suspendido para ejercer cargos públicos durante diez años.

Asimismo, el Congreso decidió acusar a Hinostroza ante la Fiscalía por diversos delitos, incluida la figura de “crimen organizado”, que lo expone a condenas más fuertes. El ahora exjuez, que por su condición de supremo no podía ser procesado sin previa autorización del Parlamento, es la piedra angular del escándalo que estalló este año cuando unos audios permitieron establecer la existencia de la banda.

DW RECOMIENDA

Presente en casi todos los niveles de la mayoría de países latinoamericanos, el “cáncer de la corrupción”, apenas está siendo detectado como tal. El asunto es si se logra atacar, antes de que el paciente no resista más. (28.08.2018)

En la audiencia, el Congreso confirmó además la destitución y entrega a la Justicia de anteriores miembros del Consejo Nacional de la Magistratura (CNM) -entidad encargada de designar a jueces y fiscales- Orlando Velásquez, Guido Aguila, Iván Noguera y Julio Gutiérrez Pebe. Los audios grabados por fiscales de la provincia de Callao y hechos públicos por el portal periodístico IDL Reporteros permitieron establecer que Hinostroza, con ayuda de una gran red de jueces, fiscales y miembros del CNM, coordinaba con abogados de delincuentes para favorecer a sus clientes.

Entre las grabaciones difundidas, la más polémica es una donde Hinostroza ofrece absolver a un violador de una menor de 11 años, lo que causó gran indignación en el país. Las cintas también evidenciaron que la banda, conocida como “Los cuellos blancos” tenían aparentes contactos con el poder político y concretamente con el partido de derecha radical Fuerza Popular (FP), incuida su máxima líder, Keiko Fujimori. La destitución e inhabilitación de Hinostroza fueron aprobadas por los 75 parlamentarios con derecho a voto. En cambio, 13 se abstuvieron de apoyar la figura de “crimen organizado”.

La sesión estuvo antecedida por especulaciones sobre una presunta intención de FP de proteger a Hinostroza. Empero, hubo apoyo masivo al dictamen elaborado por el izquierdista Oracio Pacori. Los analistas cuentan que con la nueva situación, Hinostroza, Velásquez, Aguila, Noguera y Gutiérrez Pebe serán enviados en poco tiempo a la cárcel, donde ya están otros miembros de la banda que no tenían la protección del paso por el Congreso.

Acceda a la versión original aquí