Fuente: VRA-PUCP

La resiliencia de la reforma universitaria

La reforma avanza a pesar de las resistencias, pero el presupuesto de apertura para las universidades no aumenta sustantivamente.

En  este boletín, se ha realizado un atento seguimiento de los avances y retrocesos de la reforma en la educación superior (ver antecedentes 123 y 4)  y en ese afán hemos sido testigos de los numeroso intentos de desestabilizarla por parte de un sector conformado por un grupo de rectores y autoridades universitarias que defienden un tipo de autonomía universitaria para evadir responsabilidades, y que, junto con aliados en el Congreso, han intentado modificar la Ley en más de una oportunidad. También, se ha intentado cambiar la composición de la Sunedu para disminuir sus atribuciones y ponerla en manos de los supervisados, además de las trabas para la ampliación de la moratoria, etc. Sin embargo, a pesar de todas estas dificultades, los cuestionamientos al proceso de licenciamiento y, ciertamente hacia algunos aspectos atendibles, la corriente de mantener la Ley N° 30220 como instrumento para aumentar la calidad del sistema y profundizarla se mantiene (ver cuadros 1 y 2)

Cuadro 1: N° de universidades licenciadas por año

 Tipo de Universidad Año
 2016 2017 2018 Total
 Privada Asociativa 8 9 6 23
 Pública  – 7 12 19
 Privada Societaria  1 3 4 8
 Total 9 19 22 50
 Fuente: Sunedu (04/09/2018)

Cuadro 2:   Universidades y años de  vigencia de las licencias obtenidas

 Tipo de Universidad Vigencia de licencia (años)
 6 años 8 años 10 años Total
 Privada Asociativa 19 2 2 23
 Pública  15 1 3 19
 Privada Societaria 8 8
 Total 42 3 5 50
 Fuente: Sunedu (04/09/2018)

Según información publicada por Sunedu ya hay 50 universidades licenciadas y Martín Benavides, superintendente, afirmó lo siguiente: “Haber licenciado 50 universidades es un ejemplo de que se pueden construir reformas en nuestro país […] y que todas las universidades que han obtenido la licencia institucional han ido mejorando sus estándares, tanto en la investigación como en la enseñanza”. Las dos últimas universidades en lograrlo han sido la Universidad Nacional de Juliaca (UNAJ) y  la Universidad Nacional San Agustín de Arequipa (UNSA).

El licenciamiento, como ya se ha explicado, ha significado para el sistema universitario peruano un camino difícil, sobre todo al inicio, como se afirma en un artículo, cuando el proceso fue lento porque era algo nuevo y, además, porque poco se conocía sobre la labor de la Sunedu. Pero, a pesar de todas las piedras en el camino, parece ser que el gobierno con la gestión del nuevo superintendente está avanzando, sin embargo, todavía queda incertidumbre sobre lo que va a pasar con las universidades que no logren la licencia cuando acabe el plazo para el licenciamiento  (ver nota previa).

Por otro lado, a nivel de políticas de gobierno, la aprobación del presupuesto del 2019 establece que la educación será uno de los aspectos prioritarios. En este sentido, el presupuesto de este sector para el próximo año será del orden de S/30.628 millones y el 12,5% de este monto estaría destinado a la educación universitaria de pregrado, un monto equivalente al Presupuesto Institucional Modificado de este año (PIM) que se destinaría a mejorar la calidad de la educación superior universitaria y la inserción de sus estudiantes en el mercado laboral.

En esta misma línea, Sunedu se alista para regular la creación de universidades cuando termine la moratoria y  ha publicado un proyecto de reglamento para la autorización de las promotoras de universidades privadas, las cuales deben designar representantes que cuenten con grado académico de Doctor o Maestro y más de 10 años de experiencia como docente, gestor o investigador entre otros requisitos. Estos requisitos académicos serían necesarios, puesto que  los representantes de las promotoras estarían a cargo de las actividades de fundación, promoción, conducción y gestión de la universidad; asimismo, tienen derecho a participar en los órganos de gobierno de la universidad privada de acuerdo con lo establecido en el artículo N°122 de la Ley Universitaria. Es preciso señalar, además, que los comentarios a este proyecto se podrán presentar hasta el 21 de agosto de este año.

Del lado de la educación superior tecnológica, comienzan a surgir novedades interesantes. El departamento de La Libertad parece haber sido elegido como el espacio de renovación de los Institutos Superiores Tecnológicos de Excelencia. Las otras regiones que se beneficiarán con contratación de nuevos docentes en el marco de la nueva Ley de Institutos serán Loreto, Apurímac y Huancavelica.

El Ministerio de Educación anunció además que destinará S/ 11.5 millones para crear 868 plazas en 233 institutos superiores tecnológicos (IEST), lo que reforzará así al 71% del total de IEST públicos a nivel nacional que por más de una década no habían contado con nuevas plazas. Adicionalmente, 1.3 millones atenderán las necesidades de equipamiento y mobiliario para las escuelas superiores públicas de formación artística (ESFA).

Se sabe, además, que sigue pendiente de firma un proyecto con el Banco Interamericano de Desarrollo para impulsar la reforma de la educación superior tecnológica y universitaria.

Acceda a la versión original en este enlace


Aviso: Los contenidos de este boletín sintetizan la información y los debates tomados de los medios de comunicación y las investigaciones que se citan al pie. Su contenido no refleja necesariamente la opinión del Vicerrectorado Académico de la PUCP.