Tomado de:  Arturo Manrique Guzmán, Sociólogo


Foto: PUCP

“SE LLAMA JARIS MUJICA Y ES UN VIOLADOR”.

Con este slogan los alumnos y las alumnas de la Facultad de Ciencias Sociales de la PUCP denuncian a uno de sus docentes; pero no es el único caso. Días atrás salió el caso del antropólogo Carlos Alza Barco, Director en Escuela de Gobierno y Políticas Públicas de la PUCP y “especialista en género” (con varias publicaciones sobre el tema), acusado de acoso sexual por varios de sus estudiantes. Mujica también es antropólogo de formación y especialista en “violencia sexual”, habiendo publicado hace algún tiempo el libro “Violaciones Sexuales en el Perú 2000 – 2009”, un informe de situación sobre esta problemática. Como suele suceder en estas situaciones, la denuncia de un caso desencadena otras de casos similares.

En el interno, ya se mencionan los nombres de otros dos profesores con antecedentes similares, sin que se haya abierto aún investigación. Lo curioso de toda esta historia es la reacción tardía de los docentes de sociales de la PUCP, que han mantenido silencio sobre el tema y, cuando la protesta de los estudiantes les ha desbordado, han salido tibiamente a pronunciarse sobre lo ocurrido. La PUCP, por otro lado, ha iniciado investigaciones tibias en las que, entre otras cosas, se evita mencionar los nombres de los denunciados. Independientemente de la investigación interna, estos casos ya deberían haberse denunciado ante la Fiscalía, para que investigue de oficio, pero nada de eso ha ocurrido. El portal “La Mula”, que, en otros casos, se apresuraba a investigar y denunciar estos casos, igualmente se ha pronunciado tibiamente sobre el tema, dejando entrever que son los estudiantes los que denuncian y que ellos, sin tomar partido, tratan de ver el tema con “objetividad”. Una muestra lamentable de la doble moral que existe en nuestra sociedad.

Aquí la versión de La Mula y del portal La Resistencia:

¿Qué pasa en la PUCP? Profesor renuncia y otro es acusado por presuntos abusos sexuales [VIDEO]

https://redaccion.lamula.pe/…/que-pasa-en-…/redaccionmulera/

Profesor de la PUCP e investigador asociado de Promsex acusado de violencia y acoso sexual

http://laresistencia.pe/sociedad.php…

 

El profesor Jaris Mujica se pronuncia sobre las acusaciones en su contra en asamblea de sociales de la PUCP.

Jaris Mujica

Ante las acusaciones difamatorias que han circulado sobre mi aclaro lo siguiente:

En estos días se me ha acusado públicamente de un delito gravísimo, sobre el cual no hay una denuncia penal u otro elemento que me permita defenderme moral o legalmente. Sin mayor posibilidad de rebatir formalmente dichas imputaciones, lo único que he podido hacer hasta hoy es ser testigo de cómo esa acusación pública, sin asidero, ha sido desvirtuada y manipulada una y otra vez. Siguiendo algunos consejos, he esperado algunos días para dar este descargo, que es en realidad un pedido de revisión exhaustiva del caso ante las autoridades competentes. Y esta espera, llena de impotencia ante las acusaciones sin fundamento, la he llevado a cabo al lado de mi familia, a quien más deseo proteger.

Rechazo totalmente los dichos falaces y distorsionados que han circulado sobre mi persona y que me imputan delitos que nunca sucedieron.

Respecto a mi salida de la ONG Promsex: efectivamente, renuncié debido a que la asamblea me lo solicitó. Esto debido a un testimonio anónimo brindado en marzo de 2017. La Asamblea no asumió en ningún momento mi culpabilidad, ni realizó un proceso, ni se acreditó falta alguna, como consta en los documentos internos de la asociación. Sin embargo, la ONG solicitó mi renuncia para evitar a que esa información perjudicara el valioso trabajo que realizan, si era propalada en otros espacios, decisión que comprendí en su momento y asumí. Tengo la certeza de que si Promsex recibiera en cualquier circunstancia una imputación con fundamentos y pruebas no dudarían en realizar la denuncia ante las autoridades competentes.

Respecto al alejamiento de las aulas en el presente ciclo en la PUCP: de igual manera, a partir de información parcial, aparentemente del mismo testimonio anónimo, -y pese a no haber sido notificado hasta ahora de las alegaciones concretas-, decidí no ser un factor de presión en las aulas durante este semestre y aceptar no dar clases y dedicar mi semestre a la investigación. Sin embargo, hasta hoy no se me ha notificado formalmente de ninguna investigación: no se me ha separado, ni sancionado. Así, exijo y me allano a cualquier investigación que se decida hacer, pues soy el primer interesado en que este proceso se lleve a cabo de una manera rigurosa, limpia y seria, sin enturbiar en lo más mínimo ninguno de sus pasos.

Como hombre, soy consciente de los privilegios y desigualdades de la sociedad en que vivimos y de aquellas que pueden llevarnos a cometer equivocaciones. Pido disculpas si alguna vez, cualquier actitud o gesto, haya podido haber hecho sentir incómodo o incómoda a alguien cercano, sea familia, amigo o amiga o estudiante. Es nuestro propósito que estas actitudes desaparezcan del tipo de hombre que aspiramos ser: tenemos mucho que aprender aún. Pero soy enfático: nunca he cometido un delito, y menos aún como los que falsamente me imputan.

Comparto este comunicado para señalar que estoy aquí. No me voy a ningún lado. Estoy abierto y dispuesto a colaborar de la manera más abierta y transparente en la investigación que se quiera hacer, y que debe llevarse a cabo de una manera rigurosa; y recordemos que el respeto a las garantías y el debido proceso son características propias de una democracia. Aun frente a acusaciones tan dolorosas, debemos evitar utilizar las mismas tácticas contra las que se ha luchado tanto: las que acusan sin pruebas, persiguen y hieren a las personas y vulneran derechos.

Agradezco de todo corazón a cada uno de mis amigos, a cada una de mis amigas, y a mi familia, que están cerca en momentos tan injustos y dolorosos para nosotros.

Jaris Mujica