Fuente: Andina

Ocho comunidades recibieron de Indecopi 364 títulos en lo que va del año

Indígenas de la etnia Shawi inscribieron sus conocimientos colectivos en Registro de Indecopi. ANDINA/Difusión

Indígenas de la etnia Shawi inscribieron sus conocimientos colectivos en Registro de Indecopi. ANDINA/Difusión

   

Las comunidades indígenas de las etnias Shawi, Ticuna, Cocama-Cocamilla, Urarinas y Ese’ejja, de las regiones de Loreto y Madre de Dios registraron sus conocimientos colectivos durante el primer semestre de este año, destacó Indecopi.

El organismo precisó que las referidas comunidades indígenas recibieron, de parte de la Dirección de Invenciones y Nuevas Tecnologías (DIN), 364 títulos de registro de conocimientos colectivos.

Indecopi resaltó que los registros otorgados están vinculados a los usos y propiedades de aproximadamente 150 recursos biológicos de uso alimenticio, medicinal, textil y espiritual. Estos últimos tienen una relación estrecha con su cosmovisión, es decir la forma que tienen de comprender y relacionarse con la naturaleza que los rodea.
Se precisó que desde el 2006 al primer semestre del 2018 el Indecopi ha otorgado un total de 5,257 títulos de registros de conocimientos colectivos a diversas comunidades tanto campesinas como indígenas, pertenecientes a las etnias Cocama-Cocamilla, Bora, Huitoto, Ocaína, Quechua, Shipibo, Asháninka, Awajún, Yanesha, Ticuna, Shawi, Ese’ejja, entre otras.
 

Qué es el Registro

Los registros son herramientas gratuitas mediante las que el Estado peruano protege a las comunidades contra la revelación, adquisición o el uso indebido de dichos conocimientos sin su consentimiento y de forma desleal, de igual forma contribuye a preservarlos y salvaguardarlos evitando que estos se pierdan en el tiempo.
Con este Registro, Estado protege los conocimientos de las comunidades indígenas.
Indecopi destacó que el Perú es un país líder a escala mundial en la protección de los conocimientos colectivos de los pueblos indígenas vinculados a la biodiversidad.
A través de un mecanismo “sui generis” de propiedad intelectual expresado en la Ley 27811, que brinda un marco normativo para el reconocimiento de sus derechos sobre los conocimientos de las comunidades campesinas e indígenas, el acceso, así como la distribución justa y equitativa de los beneficios derivados de la utilización de estos.
En otras palabras, la importancia de este mecanismo de protección radica en que, si alguna empresa o laboratorio quiere emplear dichos conocimientos para la fabricación de medicamentos u otros productos, debe contar con autorización de la comunidad y retribuirle un beneficio.

Publicado: 13/8/2018

Acceda a la versión original aquí