Fuente:  Política Comunicada

La gran influencia que ejerce la innovación en el modo de gestión urbana propone repensar las ciudades como inteligentes y desde un enfoque holístico que permita generar soluciones eficientes frente a un entorno cambiante a escala global.

Las crecientes tendencias de urbanización que se vienen generando desde mediados del siglo XX a esta parte plantean retos a las ciudades desde su planificación urbana, que deberá ser lo suficientemente dinámica y orgánica para adaptarse a los cambios permanentes, cuestiones referidas a la gestión de servicios públicos a fin de generar una mayor eficiencia, así como otras cuestiones que se vinculan con las nuevas necesidades de los ciudadanos con nuevos modos de transporte y seguridad, y brindar un manejo más eficiente de recursos naturales bajo cánones de sustentabilidad. En suma, aparecen retos de gobernanza urbana donde las ciudades necesitan ser innovadoras.

A su vez, la aplicación de tecnologías en la ciudad y en la vida urbana impone nuevas formas de gestión territorial, con nuevos instrumentos, nuevos canales comunicacionales y nuevos procesos hacia afuera de la gestión así como hacia dentro de la gestión misma (sinergia con otras áreas de gobierno). Obliga al Alcalde a repensar su estrategia de gestión urbana.

Mg. Carolina Tkachuk – Directora Operativa de RECIA (Red de Ciudades Inteligentes de Argentina)

Los rasgos principales de la innovación organizativa, es decir a nivel de gestión se vincula con:

Desarrollar nuevos modelos de gestión, que tiendan a ser más flexibles y abiertos.

Que sean capaces de gestionar el cambio, ante escenarios cada vez más dinámicos, contar con alta capacidad de adaptación al entorno.

Desarrollar una gestión transversal, con fuertes vinculaciones y redes de trabajo con otras áreas de gobierno, trabajo en equipo.

Contar con fuerte capacidad de liderazgo para conformar equipos de trabajo y apuntalar eficientemente los ejes de gestión.

La ciudad inteligente como nuevo paradigma de gestión urbana.

A fin de poder comprender el fenómeno de la ciudad inteligente como nuevo paradigma es oportuno repasar algunas de las definiciones más importantes que se surgen desde ámbitos institucionales como de algunos estudiosos y especialistas en el tema.

Una de las definiciones, entre cientos que existen, pertenece a la RECI (Red Española de Ciudades Inteligentes). Es la definición más “oficial” ya que proviene de una de las instituciones más relevantes en materia de Ciudad Inteligente desde el lugar donde nacen gran parte de las Smart Cities más importantes de Europa: España. Desde allí se propone a la ciudad inteligente como:

“Aquella que dispone de un sistema de innovación y trabajo en red para dotar a las ciudades de un modelo de mejora de la eficiencia económica y política, permitiendo el desarrollo social, cultural y urbano. Como soporte de este crecimiento se realiza una apuesta por las industrias creativas y por la alta tecnología que permita ese crecimiento urbano basado en el impulso de las capacidades y de las redes articuladas, todo ello a partir de planes estratégicos participativos que permitan mejorar el sistema de innovación local” (RECI)

Lo interesante de esta definición es que hace hincapié en dinámicas de innovación y trabajo en red, a fin de alcanzar eficiencia económica y política en cuestiones de gestión urbana, reflejando a la tecnología como medio, como soporte que permita lograr objetivos de crecimiento sustentable, marca una importante apuesta por las industrias creativas, y propone instancias de participación ciudadana que den lugar a la co creación en dinámicas de innovación local.

Ecosistemas de Innovación en modelos de Gestión Urbana.

¿Cuáles son los impactos que genera este nuevo paradigma de Ciudad Inteligente en materia de Innovación? Lo que podemos observar es que surgen tres dinámicas de innovación en forma de ecosistemas, es decir bajo lógicas y actores determinados: Innovación Endógena apuntando a dinámicas de Innovación Abierta, nuevos modelos de negocio bajo la forma de lo que conocemos como Economía Colaborativa y Clusters de Innovación potenciando prácticas de cooperación público-privada.

¿Por qué es relevante la dinámica de Innovación Abierta en la gestión urbana? Porque hace a la eficacia y calidad de gestión de la ciudad. Desde el momento en que el ciudadano es el punto de encuentro para enfrentar y solucionar todos los desafíos de las urbes, deben considerarse como factores principales el nivel de participación ciudadana y la capacidad de las autoridades para involucrar a los líderes empresariales y agentes locales. En este sentido, mejorar la eficiencia de la Administración implica contemplar el diseño de nuevos modelos organizativos y de gestión, donde las dinámicas de innovación abierta que, muchas veces son aplicadas al ámbito privado, cobran especial relevancia en el sector público y en los modos de Gobernanza de las ciudades. Lo que podemos observar es que la Innovación concebida desde un enfoque abierto convalida un estilo disruptivo de gestión.

La Economía Colaborativa: un nuevo modelo de negocios.

Pensar a la Economía Colaborativa como un nuevo modelo de negocio es otro de los eslabones clave para comprender los procesos de innovación en la gestión de ciudades.

¿Qué entendemos por Economía Colaborativa? Son modelos de negocios en los que se facilitan actividades mediante plataformas colaborativas que crean un mercado abierto para el uso temporal de mercancías o servicios ofrecidos a menudo por particulares, cuyas transacciones pueden realizarse con o sin ánimo de lucro. Los rasgos que definen a los modelos de Economía Colaborativa apuntan a unaprovechamiento de los recursos infrautilizados, es decir, de aquellos recursos que no están utilizados suficientemente y que no están completamente integrados al mercado; el uso de internet y de lasnuevas tecnologías para facilitar el contacto entre particulares (plataformas P2P); el empleo desistemas de reputación para generar confianza en las relaciones y la innovación disruptiva, que logre quebrar esquemas tradicionales.

Ahora bien ¿Cuáles son los impactos en la gestión urbana que se advierten ante el avance de los nuevos modelos de negocios en el marco de la Economía Colaborativa? En primer lugar, se observa una democratización de la economía urbana que, bajo modelos de economía colaborativa, expanden proyectos y negocios a mayor cantidad de ciudadanos, integrándolos a la economía urbana de la ciudad.; en segundo lugar, incrementa la competitividad de la ciudad, ya que permite dar una respuesta eficiente a las necesidades de demanda real y creciente por parte de los ciudadanos; en tercer lugar, este tipo de modelos favorecen y convalidan el urbanismo sostenible, ya que promueve dinámicas de descentralización geográfica y de gestión, incluye a nuevos actores y agentes, optimiza prácticas ciudadana ; dinamiza la economía urbana en zonas periféricas de las ciudades. Es decir, optimiza la oferta de servicios dando lugar a una mayor calidad en la experiencia del ciudadano.

En cuanto a los retos que imponen estos nuevos modelos de negocios podemos apuntar a la necesidad de seguir avanzando en una adecuada integración de la oferta de forma ordenada y sostenible a fin de evitar impactos negativos, es decir: integrar estos modelos innovadores y no prohibirlos o erradicarlos; al mismo tiempo se genera la imperiosa necesidad de desarrollar modelos normativos flexibles que se adapten a este nuevo modelo de negocio.

Cluster de Innovación: Cooperación público-privada.

El cluster supone otro más de los ecosistemas de innovación urbana que implica pensar la ciudad desde un enfoque holístico en el que se generen relaciones de colaboración e intercambio de conocimientos entre los distintos agentes (sector público, sector privado, universidades y ciudadanía), y desde el cual surjan diversos proyectos vinculados a la gestión urbana enfocados hacia una mejor experiencia del ciudadano.

Los clusters convalidan dinámicas de trabajo en equipo, donde todos los agentes rigen su comportamiento basado en la competencia pero también en una actitud compartida y de cooperación a favor de un mayor grado de innovación y en la generación de externalidades positivas hacia todo el cluster.

Las ventajas de trabajar en red se vinculan con una mejor identificación de las necesidades de la ciudad y de sus residentes, fijar objetivos comunes, establecer una comunicación constante entre los participantes, aumentar las oportunidades de aprendizaje, incrementar la transparencia y aplicar políticas públicas más flexibles. En definitiva, el enfoque en red permite que las políticas locales se centren en el ciudadano.

La iniciativa privada también tiene mucho que ganar con esta dinámica de trabajo en red: puede acceder a nuevas oportunidades de negocio, obtener un mayor conocimiento de las necesidades de las necesidades del ecosistema local, adquirir una mayor visibilidad internacional y atraer el talento.

No obstante, no hay que dejar de considerar el factor humano (Ciudadano) sin el cual todos los esfuerzos de trabajo en red para un desarrollo inteligente de las urbes serían en vano. Sin una sociedad participativa y activa, cualquier estrategia estaría destinada al fracaso.

A modo de conclusión.

A la luz de lo analizado creo que es interesante poder entender a las Ciudades Inteligentes en la medida en que sean capaces de generar escenarios donde se crea VALOR. Pensar los procesos de Gestión Urbana con la generación de entornos win-win, entornos propios de Innovación y Creatividad, donde siempre se está creando valor a través de procesos innovativos.

En la medida en que las ciudades sean capaces de alcanzar entornos de beneficio mutuo y de valor agregado en términos de gestión y desarrollo mediante la innovación, la creatividad, el diseño y la tecnología como soporte podrán concebirse bajo cánones Smart.

Acceda a la versión original aquí