Tomado de getAbstrat desde Innóvate Perú

Llenando espacios. Un libro sobre emprendedores sociales. Juan David Aristizábal Ospina

Siglo Del Hombre Editores, 2012 más…

Comprar el libro

Cambiar el mundo no es una utopía; los emprendedores sociales saben cómo hacerlo.

Reseña

Para mejorar la vida de millones de personas, los emprendedores sociales tienen mucho que aportar. Ellos emplean sus habilidades para generar mecanismos innovadores que beneficien a la sociedad y a las empresas que se atreven a participar en el bien colectivo. En esta obra, el experto en liderazgo Juan David Aristizábal Ospina explica qué es un emprendedor social, la importancia de su labor y sus características. Además, lo hace en un contexto específico: Colombia. Ospina comparte historias de éxito de personas que generaron una transformación radical en una situación problemática mediante proyectos innovadores. Es una lectura ágil, clara, enriquecedora e inspiradora. Aunque los ejemplos son de Colombia, el contenido es válido para cualquier parte del mundo, pues aunque la necesidad de contar con emprendimientos sociales es universal. getAbstract considera que esta obra será útil para los empresarios interesados en mejorar la sociedad al mejorar sus empresas, y para quienes deseen crear, hoy, un mejor mañana.

En este resumen usted aprenderá

  • Qué es el emprendimiento social;
  • Qué beneficios genera el emprendimiento social;
  • Cuáles son las características de un emprendedor social y
  • Qué emprendimientos sociales exitosos se han desarrollado en Colombia.

Ideas fundamentales

  • Los emprendedores sociales gestionan la solución de problemas que gobiernos y empresas no atienden.
  • Un emprendedor social crea organizaciones o empresas enfocadas en solucionar un problema social.
  • Los emprendedores sociales generan cambios que tienden a mejorar la calidad de vida de personas marginadas social y económicamente.
  • El emprendimiento social no es caridad; genera autodeterminación y empoderamiento individual y colectivo.
  • Un rasgo importante de los emprendedores sociales es que saben compartir sus ideas.
  • Algunas actividades del emprendedor social son: identificación de necesidades, innovación y adaptación, co-construcción de soluciones y el aprendizaje constante.
  • A través del emprendimiento social una persona puede utilizar su talento y sus capacidades para cambiar su comunidad, su ciudad, su país y el mundo.
  • Existen empresas sociales, que generan ganancias para invertirlas en algún objetivo social, y también hay negocios que con alto sentido de responsabilidad social.
  • Lo ideal es que emprendedores sociales, empresas sociales y la gente de negocios trabajen de manera conjunta; esto trae beneficios para todos los sectores sociales.
  • Las experiencias exitosas de emprendedores sociales comprueban la efectividad de esta labor y lo redituable que es.

Resumen

El reto

La solución de problemas, en cualquier ámbito, tiene que ver con “llenar espacios”, es decir, con identificar espacios de oportunidad donde hay necesidades que satisfacer o aspectos que mejorar, y resolver esas necesidades de manera creativa. Para llenar espacios se requieren personas que aporten su saber y su talento para resolver algo que a veces ni el gobierno ni las empresas pueden solucionar. Para ello, es necesario tener una fuerte convicción, un objetivo de carácter social y un elemento transformador. Cada persona posee una capacidad específica para modificar su entorno, para generar mejoras en el tejido social y mayor riqueza. ¿Cómo se puede lograr? A través del emprendimiento social, que implica la creación de empresas cuya razón de ser es la solución de problemas sociales, organizaciones que emplean estrategias mercantiles para conseguir objetivos de carácter social.

El emprendimiento social tiene una importancia crucial porque los elevados índices de pobreza y la desigualdad económica y social han ocasionado que las personas de clases bajas requieran de la intervención de otras, del gobierno, empresarios e instituciones nacionales e internacionales para satisfacer sus necesidades básicas y para elevar la calidad de su vida. Los emprendedores sociales comprenden esta situación y, a pesar de los escasos recursos, echan a andar proyectos de ámbito global, regional o local. Así es como inician una transformación en beneficio de seres humanos específicos, pero el beneficio es para todos, porque siempre es mejor un mundo con menos pobreza y más equidad.

“El mundo y Colombia serían peores si no existieran personas que dedicaran su vida al emprendimiento social”.

El camino

Con el emprendimiento social no se busca ganar dinero como principal objetivo; se busca, más bien, mejorar un entorno social, no generar caridad, generar autodeterminación y empoderamiento en individuos y grupos humanos. Un emprendedor social recurre a estrategias y herramientas gerenciales con fines estrictamente sociales. Para conseguir esto, la persona que dedica su vida a esto debe ser un apasionado por el bienestar social, por el mejoramiento de la vida de los demás y debe tener la habilidad de transformar los obstáculos en oportunidades de desarrollo. Los emprendedores sociales saben compartir sus ideas y desligarse de ellas lo suficiente para que estas funcionen independientemente de su presencia: no están casados con ellas ni les importa llevarse todo el mérito.

“Un emprendimiento social es un tipo de proyecto en el que su razón es satisfacer necesidades de la sociedad en la que se desenvuelve”.

Las actividades que definen el quehacer de un emprendedor social son:

  • “Diagnóstico”– Es un estudio que permite conocer las necesidades del entorno social.
  • “Identificación de necesidades”– Permite encontrar la raíz de los problemas y con ello establecer las prioridades de trabajo.
  • “Co-construcción de soluciones”– Construir junto con la comunidad específica la solución de sus problemas genera aceptación y empodera a los involucrados.
  • “Innovación y adaptación”– Es la generación de opciones diferentes a las habituales, modificar algo de las circunstancias para obtener nuevos resultados.
  • “Uso de mejores prácticas y alianzas”– Para lograrlo, es necesario investigar y valorar lo que hacen otros organismos, relacionarse con ellos, intercambiar experiencias y establecer alianzas.
  • “Aprendizaje constante”– Un emprendedor social no deja de aprender de los individuos de la comunidad a la que sirve, así como de sus propios errores.
  • “Medición de impactos”– Es indispensable llevar un seguimiento objetivo de los resultados para evaluar el éxito del proyecto.
  • “Escalabilidad”– Consiste en llevar un proyecto exitoso a otros grupos que puedan beneficiarse con él.

“El emprendimiento social busca resolver y mejorar la calidad de vida de la comunidad usando distintas herramientas gerenciales, de innovación y de administración”.

¿Quién puede ser emprendedor social?

El emprendimiento social es una de las formas en que las personas pueden incidir directamente en los cambios que necesita su comunidad, su ciudad, su país y el mundo. Con base en los talentos, habilidades y posibilidades propios, cualquier persona puede iniciar o apoyar un proyecto. Ser agentes de cambio implica generar mejoras y cambios en el entorno inmediato, y eso está al alcance de todos.

“Al emprendedor social le gustan los retos y se encuentra dispuesto a aprender de las situaciones que vive, de las cualidades de las personas que lo rodean, y a transformar las dificultades en oportunidades”.

Los emprendedores sociales y los de negocios tienen muchas diferencias, pero pueden también generar similitudes o al menos apoyarse, complementarse. La gran diferencia entre ambos es que mientras unos buscan nichos de mercado para generar riqueza, los otros buscan soluciones para problemas sociales en ámbitos como vivienda, salud, educación, ecología o calidad humana. Existen también las empresas sociales, que son organizaciones que buscan generar ganancias para invertirlas en algún fin social, de igual manera, existen negocios con un alto sentido de la responsabilidad social, que apoyan y fomentan el desarrollo social y/o el mejoramiento del ambiente en su entorno.

Un panorama ideal es que tanto emprendedores sociales y de negocios como empresas sociales y negocios generen proyectos en común, que trabajen de manera conjunta para complementarse. Cuando esto se logra todos ganan y el entorno social es beneficiado, se llenan espacios que habían permanecido ignorados o relegados, lo que se refleja en un mejoramiento de la calidad de vida porque seres humanos excluidos encuentran un lugar propicio para su desarrollo.

“El emprendedor social tiene muy claro que su objetivo es transformar el mundo, generar un cambio y tener resultados tangibles en el mejoramiento de la calidad de vida de otros seres humanos”.

Colombia es un país con cambios notables, su economía ha crecido, su imagen internacional ha mejorado, la inversión extranjera es prueba de su recuperación. El emprendimiento social en Colombia ha formado parte importante de una transformación profunda, hay muchas personas que son ejemplo de una nueva concepción social, su trabajo ofrece soluciones innovadoras que impactan positivamente en los grupos más desprotegidos. A continuación, un repaso de casos de éxito en diferentes ámbitos.

“Los Emprendedores Sociales buscan aportar soluciones a las causas y no a las consecuencias de los problemas”.

Ejemplos en educación

Los emprendedores sociales en el ámbito de la educación se enfocan en la cobertura educativa y los modelos de educación. También diseñan soluciones para problemas específicos que permiten a las personas desarrollar y mejorar sus capacidades.

El mito al que se enfrentó Javier González fue la idea de que para cambiar el sentido que los estudiantes ven en el aprendizaje, hay que invertir mucho dinero en propaganda y campañas. El reto que tenía era lograr que el aprendizaje se generara en un ambiente empático de cooperación que permitiera consolidar y construir valores y respeto por las diferencias personales.

“Todos tenemos la posibilidad y la obligación de mejorar y transformar el entorno. No es posible permanecer indiferentes e impasibles ante una sociedad desigual e inequitativa”.

El espacio que llenó fue crear un sistema que, a través de juegos matemáticos, de lectura y escritura, fomenta el desarrollo de habilidades mentales y la formación permanente, así como el acercamiento a la tecnología. Ya son más de un millón de personas las beneficiadas por su sistema: “abcdespañol”.

“El emprendimiento social es el medio, no el fin”.

El mito que enfrentó Luis Alberto Camargo fue la idea de que los niños y los jóvenes aprenden acerca de la naturaleza a través de libros e internet, sin necesitar de experiencias personales para vincularse con la ecología. El reto que tenía era generar en niños y jóvenes un vínculo con el planeta que les permitiera reconocerse como parte de él, como habitantes interdependientes con animales y plantas, como seres responsables de crear un mejor futuro.

El espacio que llenó fue el diseño de una metodología que integra emociones, sentimientos, experiencias y conocimientos para crear vínculos entre el planeta y los niños y jóvenes. Luis Alberto Camargo creó la “Organización para la Educación y Protección Ambiental (OpEPA)”, que trabaja con alrededor de 5.000 niños de escuela públicas y privadas. Además, creó también la “Red Nacional de Niños Líderes Ambientales” y el “Instituto de Medicina para Áreas Silvestres”. Con ello ha logrado que los involucrados se apropien de su entorno, quieran al planeta, lo conozcan y lo cuiden.

“Lo mejor es buscar los propios talentos y unirlos con el propósito de cambiar el mundo”.

Ejemplos en derecho

Los emprendedores sociales en el ámbito del derecho apoyan a las personas que han sido relegadas por su gobierno y no gozan de la misma libertad y los mismos derechos que otros. Colaboran para reconocer y restablecer derechos y con ello mejorar la vida de los habitantes de una comunidad, ciudad o país.

“Hay algunas coincidencias y también grandes diferencias entre los Emprendedores Sociales y los emprendedores de negocios”.

El mito al que se enfrentó Ricardo Cobo fue la idea que se tiene acerca de que las personas con discapacidad cognitiva no pueden desarrollarse de manera productiva y que inevitablemente serán dependientes de otras. Su reto era lograr que Colombia asumiera que las personas con discapacidad cognitiva pueden desarrollarse de manera independiente y con ello crear su felicidad, lo que hace del país una nación que respeta y crece con las diferencias de sus ciudadanos. El espacio que llenó fue lograr, a través de su “Fundación para la Estimulación en el Desarrollo y las Artes (Fedar)”, que personas con discapacidad demuestren que pueden desarrollar su potencial a través de proyectos dignos, que dan sentido a su vida y derrumban barreras mentales y físicas. Gracias a esto no solo hay más ciudadanos activos y productivos en el país; también se comprueba que las artes funcionan como actividades que desvelan las potencialidades de las personas.

El mito al que se enfrentó Emperatriz Cahuache fue la idea que las poblaciones indígenas no son capaces de desarrollarse con éxito y armonía en su entorno. El reto era lograr que los habitantes de las comunidades indígenas del Amazonas desarrollaran de manera autónoma las actividades necesarias para preservar su cultura, y que se insertaran productivamente en la economía, respetando y preservando los recursos naturales de su entorno. El espacio que llenó fue la integración del conocimiento ancestral de las comunidades y sus tradiciones, con las necesidades de cada comunidad, fortaleciéndolas, volviéndolas autosustentables, respetuosas y preservadoras de su entorno. Gracias al trabajo de la “Corporación para la Defensa de la Biodiversidad Amazónica (Codeba)”, las comunidades indígenas son partícipes activas de la sociedad y la economía, protagonistas de su historia y de su futuro.

“Los Emprendedores Sociales identifican y buscan solucionar uno de los múltiples problemas de la gente: educación, salud, vivienda, medioambiente, derechos humanos, desarrollo económico”.

Ejemplos en economía

Los emprendedores sociales en el campo de la economía consideran problemas en los ámbitos del desempleo, el desperdicio de talento, la miseria y la indigencia, a partir de ello generan proyectos encaminados a crear relaciones económicas más equitativas entre los distintos niveles sociales.

“Frecuentemente se encuentran Emprendedores Sociales con empresas sociales, es decir, con el ánimo de lograr un lucro que se reinvierte en el objeto social de su organización”.

El mito al que se enfrentó Haidy Duke fue la idea de que las personas en condiciones de pobreza no pueden revertir esta condición y, por lo tanto, no es benéfico para las empresas privadas considerarlas para generar negocios. Su reto fue crear nuevos vínculos entre empresarios y personas de clases sociales en desventaja, con la finalidad de estimular la economía entre ambos. El espacio que llenó fue una intersección entre pobres y empresarios, a través de su organización, “Kayrós”, que genera alianzas, dinamismo y estrategias de negocio con un éxito económico y social para todos. Su trabajo demuestra que marginados y ricos pueden trabajar conjuntamente en beneficio de ambos.

El mito al que se enfrentó Sofía Sarasti fue la idea de que a los pobres hay que darles gratis todo, son mendigos. El reto que tenía era generar un mecanismo de ayuda que permitiera llevar alimentos desde la abundancia hasta la carencia, a través de una intermediación digna, respetuosa y sustentable. El espacio que llenó fue la distribución de alimentos entre gente con escasos recursos, a través de “El Banco de Alimentos de Cali” y de la “Asociación de Bancos de Alimentos de Colombia (Abaco)”.

“Simplemente no es posible que nadie permanezca impasible e indiferente ante los profundos y urgentes problemas de la humanidad y del hábitat.”

Conclusión

La sociedad necesita iniciativas de emprendimiento social y el planeta lo está reclamando. Esto no solo favorece a quienes más lo necesitan: el emprendimiento social beneficia a todos los sectores y puede generar impactos política y económicamente benéficos.

Conocer experiencias exitosas de personas que afrontaron el reto de llenar espacios no solo prueba que esta tarea es posible y redituable; también genera inspiración para valorar las capacidades propias, encontrar las oportunidades que de ellas se desprenden y generar soluciones innovadoras a problemas que aún esperan una solución.

Sobre el autor

Juan David Aristizábal Ospina coordina la Escuela de Liderazgo del CESA, es miembro de la Red de Emprendedores Sociales Ashoka-Knight y cofundador de la organización Buena Nota.

Este resumen solo puede ser leído por Luis Arias (larias@unjfsc.edu.pe)