Tomado de: Virginio Gallardo

¿Para cuándo el salario emocional en la Faustino Sánchez Carrión?

Además que funcione para todos…

Eso sería como”pedirle peras al olmo”