Jaime Cáceres reflexiona sobre la transición del mando en Cuba

Una recomendación de Wilfredo Brito Vega

Jaime Cáceres

Una opinión al vuelo. Después de ver y escuchar el traspaso de medio Poder de Raúl Castro a Miguel Díaz-Canel en Cuba, se me ocurre lo siguiente: Yo creo que Miguel no debió poner demasiado énfasis en afirmar en su discurso inaugural como que todo seguirá igual con él, como hasta hoy, que continuará sobre lo que ya se ha hecho, en la vida social y política de Cuba. Principalmente en el aspecto económico. Para mí la fuerza …

de su discurso inaugural al mismo tiempo que reconocía los grandes avances logrados hasta hoy a favor del pueblo cubano, debió de resaltar con fuerza, insistir en lo mucho que aún se podía y debía mejorar en el socialismo a la cubana en plena construcción en proceso. Insinuar cambios. Resaltando el área de la economía en principio. Así como la reorientación de la vida social hacia el ideal del bien común, colectivo, solidario en la isla. Y en cuanto a lo político un mayor juego democrático y de contrapunto de puntos de vista entre los mismos adherentes al socialismo, e incluso los discrepantes al mismo, pero sin perder de vista los opositores el bien común que todos tienen que asumir. En el crucial aspecto económico tiene que reconocer Miguel Díaz-Canel que es imperativo, inaplazable que la calidad de vida de la población cubana hay que elevarla ya. ¿Cómo pretende Miguel hacer ver al mundo y a sus mismos compatriotas que el experimento socialista cubano es superior al desprestigiado e inmoral postcapitalismo actual?; que menos mal ya va en decadencia lenta pero inexorablemente. ¡Porque de eso se trata por mi madre! Porque si el socialismo no apunta a ser un régimen social superior al inmoral e inhumano neo-capitalismo vigente, entonces ¿de qué estamos hablando? ¿Para qué seguir con el masoquismo político e ideológico de luchar, luchar y morir por el modelo e ideal socialista, si no inventamos las bases indispensables del presente para ese modelo de vida social superior al capitalismo, al que tanto criticamos y abominamos? ¿Qué queremos reemplazar? ¿Cuál es y cómo es nuestra real y posible alternativa concreta, factible frente a él? Para ese nuevo sistema social. Me pregunto yo. Miguel se ha echado sobre sus espaldas a partir de hoy una inmensa tarea y riesgosa aventura. ¿Cómo hacer que el socialismo que él piensa continuar se vuelva un modelo de vida social que invite al regreso de los que se fueron o se van, especialmente los jóvenes, y que no se vaya nadie más ya? Que se vuelva un ejemplo a seguir para otros países. Y que los extranjeros queramos ir a vivir en Cuba. A ver pues veremos si Cuba con Miguel logra quemar etapas y se convierte en un faro realmente estimulante para otros. Especialmente ahora cuando el sistema capitalista mundial empieza a dar muestras de agotamiento y decadencia. Aunque de manera incipiente aún, cierto. ¿O podemos pensar ingenuamente que ese 1% de la población mundial que se lleva casi toda la riqueza del planeta, lo seguirá haciendo así hasta el fin del mundo? No pues. No. La inmensa población mundial empobrecida en algún momento estallará en forma masiva, planetaria y hará explotar el sistema. Exigiendo más distribución, equidad, nivelación, justicia. Una redistribución de las oportunidades, una igualación de derechos y una participación paritaria. No, este siglo es el embarazo de todas las contradicciones actuales y de antes que hará reventar incluso las etapas históricas anteriores y dará como resultado en el siglo XXII un nuevo ordenamiento social absolutamente nuevo y distinto a todo lo vivido anteriormente. Eso es seguro. Mi cuello que será así.

La ciencia, la tecnología, la experimentación, la investigación, la crítica, el análisis, la reflexión, el razonamiento y la desaparición de muchas de las alienaciones sociales, especialmemente la religiosa, coadyuvarán a esa transformación social, a esa revolución social masiva, terráquea. Por lo pronto ya tenemos la comunicación masiva, instantánea y superrelacionante, que será una gran herramienta para la protesta. Las redes sociales a nivel planetario tendrán un rol insospechado en unir a la gente en reclamos, exigencias, pedir justicia y derechos para todos los pobladores del planeta tierra. La cibernética, la robotización, la automatización, la inteligencia artificial, la intercomunicación mental, la nanotecnología, la criptomoneda, darán al traste con esta ambiciosa, individualista, desigual, amoral sociedad del dinero, el egoísmo y la avaricia: llamada capitalismo, que se arropa en una democracia burguesa donde los de arriba cortan el jamón y los de abajo deben contentarse con las migajas. ¿En que ayudan las religiones en todo este desbarajuste social? ¿Dónde está Dios que no pone orden en su desastrosa “creación”? A otro perro con este hueso.

Volviendo a la tarea que se le viene encima a Miguel Díaz-Canel con Cuba. “No me simpatiza”, como decía ¿el Chavo o Kiko? el modelo de socialismo nor-coreano: autárquico, autoritario, monótono, ineficiente y con un culto a la personalidad espantoso y ridículo. El modelo chino me parece mucho más inteligente y práctico, más abierto, eficaz y con pretensiones mundiales. Que es bueno porque es un contrapeso necesario al dominio mundial unilateral de EE.UU. Todos preferimos el multilateralismo. Por ello, me interesaría, aunque quizás ya no lo veré, ver crecer en importancia global al Brasil, a la india, la China, Japón Turquía, Sud-África y, por supuesto al Perú, etc. como potencias mundiales, pero respetuosas de los demás países. Asimismo me agradaría que se dejen de tonterías y se unan las dos Coreas y firmen la paz ya, para que juntas le saquen la lengua a Trump.

Bueno, pero entonces ¿qué le recomendaría yo a Miguel Díaz-Canel en cuanto a modelos a seguir? Para empezar yo le diría que se fije en Vietnam. Los vetnamitas están aplicando un modelo político flexible como de transición a una democracia socialista moderna; y en cuanto al aspecto económico hay una cierta liberalización y control de los agentes productivos que combinan lo estatal con lo privado de manera exitosa, que hace que se presuma como otra de las próximas potencias económicas del Asia Oriental. Tanto es así que Vietnam viene comerciando fluidamente con su otrora enemigo mortal al que le ganó la guerra: a USA. Nada menos. Y con los países del área. Algo de esto ya debieron hacer Fidel y Raúl. Por lo dicho le aconsejaría a Miguel que su primer viaje al exterior sea a Vietnam. S.m.p. Se aceptan réplicas o contribuciones. Si les gustó ¡Pásenlo amigos!

Jaime

Olean, NYS 20/04/18